Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 15 suscriptores


Blog

Particularidades del contrato de leasing en Uruguay

Conoce los detalles del contrato de leasing y sus modalidades. Es una opción interesante para emprendedores. entrepreneur-593371_1280

 

En muchos países, el contrato de leasing es un contrato atípico que carece de regulación normativa, por ser en realidad un contrato relativamente nuevo. Sin embargo, ese no es el caso de Uruguay, en el que sí se han dictado leyes y normas para regular su marco jurídico?

Existen dos tipos de leasing: el financiero y el operativo. En Uruguay, el leasing financiero también es denominado contrato de crédito de uso, el cual es regulado por la Ley 16.072, del 9 de octubre de 1989, la cual fue posteriormente transformada por las leyes 16.205, 16.320 y 16.906 ( Ley de Inversiones).

Por otro lado, el leasing operativo fue incorporado por la Ley 17.296  en su numeral 636, también es llamado crédito de uso operativo, y se le aplican las mismas reglas con algunas excepciones tributarias y demás, asimismo las que regulan lo relativo a la entidad financiera acreditante.

La ley define al contrato de crédito de uso como: “El crédito de uso es el contrato de crédito por el cual una institución financiera se obliga, frente al usuario, a permitirle la utilización de un bien por un plazo determinado y el usuario se obliga a pagar por esa utilización un precio en dinero abonable periódicamente”.

Luego, la norma 17.296 expone que el leasing operativo es: ” El crédito de uso operativo es el contrato por el cual una persona física o jurídica se obliga frente al usuario a permitirle la utilización de un bien, por un plazo determinado y el usuario se obliga a pagar por esa utilización un precio en dinero abonable periódicamente”.

La diferencia entre ambos radica en quién sea el “arrendante”, si bien es una institución financiera o si es un particular o persona jurídica.

El contrato de leasing es conocido por ser un contrato de arrendamiento con opción de compra, opción de prórroga del plazo y opción de venta en remate.

Estas opciones son las siguientes:

a) Opción de compra:

“Podrá pactarse, en favor del usuario, una opción irrevocable de compra del bien al vencimiento del plazo y mediante el pago de un precio final”

b) Opción de prórroga del plazo

“Sin perjuicio de esa opción de compra, podrá también pactarse en favor del usuario, la opción irrevocable de prorrogar el plazo del contrato por uno o más períodos determinados y por un nuevo precio que también se estipulará en contrato”

En el leasing operativo la opción es más amplia: “Prorrogar el plazo del contrato por uno o más períodos determinados, sustituir el bien objeto del contrato por otro de análoga naturaleza, modificar el precio cuando corresponda, estipulando el nuevo precio fijado en el contrato”

c) Opción de venta en remate

“Asimismo podrá convenirse que, finalizado el plazo del contrato o el de la opción de prórroga, en su caso, y si el usuario no tuviere la opción de compra, el bien será vendido por la institución acreditante en remate público y al mejor postor, correspondiendo al usuario el excedente que se obtuviera por sobre el precio final estipulado y obligándose el usuario a abonar a la institución acreditante la diferencia si el precio obtenido en el remate fuere menor”.

Leasing es una palabra de origen anglosajona, proveniente de “lease” que se traduce al español como arrendamiento. Sin embargo, no es un arrendamiento puro y simple, sino que a pesar de haber nacido como un arrendamiento civil, inició siento utilizado para financiar a los empresarios con poca liquidez para la adquisición de activos, sin tener que sacar de sus bolsillos grandes sumas de dinero que podrían comprometer la empresa.

En ese sentido, es una herramienta que le brinda a las empresas y a los industriales liquidez por un lado y posibilidad de adquirir nuevas inversiones, sin tener que adquirir préstamos grandes, que había sido la vía tradicional para la adquisición de activos. Es una ventaja tanto para pequeños, medianos o grandes empresas, ya que les evita el riesgo del endeudamiento, además, que es menos riguroso que los tradicionales sistemas financieros.

 

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *