Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 15 suscriptores


Blog

Impuestos para empresarios extranjeros: Puntos importantes

En Uruguay no existe discriminación en el tratamiento al capital nacional y capital extranjero, y los incentivos a la promoción de la inversión están disponibles para ambos.

impuestos

La ley 18250 Art 31 y decreto nº 394/009 Art 2 establece que “las personas extranjeras serán admitías para ingresar y permanecer en el territorio nacional en las categorías de no residente, residente, subdividiéndose esta ultima en permanentes y temporarios.

Toda persona extranjera al desarrollar una actividad laboral en Uruguay deberá obtener una de las categorías de residencia legal referidas y desde que obtiene su cedula de identidad quedara amparado en la legislación laboral vigente, gozando de los mismos derechos laborales que los nacionales”.

El régimen de inversiones no posee restricciones. La participación de capitales extranjeros en sociedades comerciales es ilimitada y la repatriación de capitales y utilidades es libre, no se requieren permisos previos de las autoridades. La Ley N° 14.179 de inversiones extranjeras otorga al inversor una garantía de convertibilidad para la transferencia de utilidades y la repatriación de capital.

En algunos sectores de actividad especialmente regulados por el Estado, el inversor extranjero puede desarrollar actividades bajo el régimen de concesión de obra pública. En términos generales Uruguay es libre al acceso de la inversión extranjera, no existiendo limitaciones en materia de sectores a los cuales puede accederse, con excepción de ciertas restricciones vinculadas a la operación de radios y estaciones de televisión, pesca o transporte.

El inversor extranjero puede operar en el país constituyendo distintos tipos societarios como una Sociedad Anónima, una Sociedad de Responsabilidad Limitada u otros tipos de sociedades tratados en blogs anteriores, integradas por socios que pueden ser personas físicas o jurídicas, nacionales o extranjeras. El tratamiento impositivo de los distintos vehículos societarios difiere en varios aspectos, lo que torna conveniente realizar previamente una planificación cuidadosa para seleccionar la forma jurídica mas conveniente a adoptar.

El régimen general es totalmente abierto y no discrimina entre inversores extranjeros y locales, desde el punto de vista tributario. A continuación veremos los principales impuestos:

El IVA es un impuesto que grava la circulación interna de bienes y servicios y las importaciones. El impuesto se configura con la entrega del bien, prestación deservicio o introducción definitiva de bienes al país. La tasa básica del IVA es del 22% o 10% dependiendo del tipo de artículo que venda. Este impuesto es de aplicación para aquellos casos donde el comprador es uruguayo.

Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) se calcula según escala de rentas y se permiten realizar diversas deducciones.

El Impuesto a la Renta de la Actividad Empresarial tiene una tasa del 25% aplicado a la renta neta, con una deducción del 7% sobre los dividendos distribuidos de la renta de fuente uruguaya. Las ganancias de sociedades extranjeras derivadas de bienes exportados a Uruguay son considerados como de fuente extranjera, es decir, no gravadas. Los intereses pagados al exterior no están sujetos al impuesto a la renta.

El Impuesto al Patrimonio, es un impuesto que grava los activos en el país de las empresas industriales y comerciales y de las explotaciones agropecuarias al cierre del ejercicio económico anual, con una tasa del 1,5%. Las sociedades por la parte de su patrimonio no afectado a actividades industriales y comerciales o explotaciones agropecuarias están sujetas a una tasa del 2%. En el caso de los bancos y casas financieras el impuesto grava el patrimonio neto, pero con una tasa diferencial.

Otros impuestos son el Impuesto Específico Interno (IMESI) que grava la primera venta de determinados productos; los impuestos a las Trasmisiones Patrimoniales (grava determinados actos referidos a bienes inmuebles). Asimismo, los activos de las instituciones financieras están gravados por un impuesto a tasas que varían entre un 0,10% y un 2% anual. Las sociedades anónimas están gravadas con un Impuesto de Control, el que se aplica de la siguiente manera: – 1,5 % para la constitución de la sociedad – 0,75 % al cierre de cada ejercicio fiscal. Finalmente, también hay que tener en cuenta los Impuestos Municipales (Contribución Inmobiliaria; Patente de Rodados; Tasa Bromatológica)

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *