Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 15 suscriptores


Blog

La mujer y su ventaja comparativa en el emprendimiento

Aprovechar la inteligencia y habilidades de las mujeres en los altos cargos y juntas de administración  tiene una marcada ventaja comparativa e impulsa el crecimiento económico de las organizaciones. Investigaciones recientes sugieren que integrar a más mujeres en  altos niveles gerenciales puede ayudar a equilibrar mejor el énfasis actual de los negocios en la maximización de los beneficios a corto plazo con un enfoque más centrado en las metas a largo plazo

Digitalizing her workflow

Globalmente, el nivel educativo de las mujeres supera al de los hombres. Por ello, las organizaciones -y los países-, deben prestar mayor atención a los valiosos aportes, talentos y competencias que las mujeres ofrecen. En referencia al nivel de formación en Uruguay, siete de cada 10 empresarios con posgrados son mujeres. En tanto, cuatro de cada 10 mujeres empresarias tienen estudios terciarios, mientras que el caso de los hombres esa relación es de uno cada seis.

Actualmente la mujer se encuentra ocupando cada vez más lugares de jefatura y dirección. Sin embargo, vemos todavía como muchas mujeres deben superar obstáculos para ocupar los cargos directivos más altos. En Uruguay como en otros países, las mujeres emprendedoras afrontan desafíos específicos de su género además de las barreras que enfrentan todos los emprendedores.

Según la OIT una política general sobre igualdad de género es fundamental para promover la igualdad de remuneración. Según un nuevo estudio realizado por esta Organización casi un tercio de las empresas del mundo son propiedad o están gestionadas por mujeres. Uruguay ocupa el puesto 11 del ranking con un porcentaje de mujeres en la gerencia media de 43,9%. Sin embargo, la participación en Directorios de empresa todavía es escasa, situación que, si bien ha tendido a revertirse, ha sido a través de un proceso lento y todavía insuficiente.

El equilibrio de géneros en el equipo de gerencia representa un recurso, a causa de las diferencias de género tan distintas y complementarias entre hombres y mujeres. Es muy importante para las organizaciones poder articular una diversidad de género en las posiciones de liderazgo, esto, de ser logrado, afectara positivamente la efectividad y la competitividad.

La diversidad es un factor crucial para mejorar no solo la calidad del liderazgo y de la toma de decisiones de una compañía, sino también para su desempeño financiero, ambiental, social y de gobernanza, y, en última instancia, de la sostenibilidad de la compañía. Una diversidad bien gestionada en los equipos directivos es una clara ventaja competitiva. Actualmente contar con diferentes puntos de vista es fundamental para tomar decisiones estratégicas, que deben responder a un mercado que demanda innovación constante por parte de clientes con perfiles diversos. Aprovechar la inteligencia y habilidades de las mujeres en los altos cargos es muy ventajoso para el crecimiento económico y la competitividad de las organizaciones.

Para las organizaciones incrementar la diversidad de género en posiciones de liderazgo afecta positivamente la efectividad (la habilidad de cumplir con la misión empresarial) y la competitividad (rentabilidad del negocio).

Una organización que estimula el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género puede esperar ventajas tales como:

  • Mejor imagen de la empresa como una empresa comprometida con la igualdad de género. Asimismo empresas con más mujeres en la junta directiva son más propensas a tomar pasos proactivos en relación a temas ambientales.
  • Enfoque en el crecimiento a largo plazo.
  • Alto nivel de transparencia y la evasión de controversias a gran escala.
  • Mayor calidad de gestión y mayor retorno financiero para las compañías
  • Menor rotación de personal, debido al mayor compromiso laboral por parte de las empleadas
  • Mayor disposición a crecer dentro de la empresa, lo que disminuye costos de contratación y capacitación

 

El indicador de entorno empresarial para emprendedoras del Banco Interamericano de Desarrollo revela que cerca de 40% de las micro, pequeñas y medianas empresas en Uruguay pertenecen a mujeres. Las empresas lideradas por mujeres crecieron un 11% entre 2008 y 2013.

Nuevo Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *